Muchas personas se preguntan por qué las drogas son adictivas y cuáles son las señales que indican que alguien es adicto. Lo cierto es que las personas se vuelven adictas a las drogas por una variedad amplia de razones.

Sin embargo, uno de los principales factores detrás de esta adicción es el efecto gratificante y eufórico que producen.

Además, las drogas tienen el potencial de impactar significativamente nuestro cerebro en cuanto al placer y la motivación.

¿Qué hace que las drogas sean tan adictivas?

En comparación con otras sensaciones gratificantes, el efecto que produce el abuso de las drogas es mucho más grande. También es mucho más fuerte, más brillante y mucho más placentero.

La dopamina por ejemplo, es una de las sustancias químicas más asociadas con el poder adictivo de las drogas. Los científicos nos mencionan que cuando nos ocurre un suceso gratificante, nuestro cerebro libera dopamina.

Lo hace para indicar dicha experiencia como favorable y motivar su repetición. La dopamina entonces le señala al cerebro que la experiencia de usar una droga es importante y por lo tanto debe repetirse.

Además, el cerebro está programado para recordarnos lugares y cosas asociadas con el uso. Por lo tanto es más fácil para las personas repetir dicha situación.

A medida que se repiten estas sensaciones, el cerebro comienza a valorar más las drogas que las recompensas naturales. En consecuencia, cuando una persona no utiliza drogas, a menudo se siente deprimida o emocionalmente vacía.

¿Cómo saber si alguien es adicto? ¿Cuáles son los síntomas?

Una persona puede ser adicta a las drogas o el alcohol, cuando comienza a mostrar algunos cambios significativos. Dichos cambios se presentan tanto en su apariencia, como en su comportamiento.

Por lo tanto, una persona que es adicta a las drogas puede presentar los siguientes cambios físicos:

  • Una significativa pérdida o aumento de peso.
  • Puede experimentar cambios en su apariencia o higiene.
  • Ojos rojos y pupilas dilatadas.
  • Dificultades para hablar o problemas con su coordinación motora.

En cuanto a los cambios psicológicos, es normal que la persona adicta experimente:

  • Un notable incremento de la ira, irritabilidad y agresión.
  • Cambios de humor repentinos.
  • Pérdida de la motivación.
  • Pensamientos raros y sin sentido.
  • Incluso puede presentar alucinaciones, ver, oler o escuchar cosas que no existen.

En el ámbito social el adicto también se caracteriza por:

  • Pasar mucho tiempo con un nuevo grupo de amigos.
  • Comienza a involucrarse en actividades delictivas.
  • Dice mentiras y tiende a ser más conflictivo.

Criterios para diagnosticar la adicción a las drogas

Los expertos en salud mental utilizan varios criterios para diagnosticar la adicción a las drogas. Entre ellos podemos mencionar los siguientes:

  • La persona invierte una gran cantidad de tiempo, recursos y energía en obtener, usar y recuperarse del consumo de drogas.
  • También es una persona que experimenta un fuerte deseo por consumir drogas.
  • Utiliza drogas en grandes cantidades o por un tiempo más prolongado de lo previsto inicialmente.
  • A menudo realiza intentos fallidos por reducir o incluso terminar con el consumo de drogas.
  • No suele tener un buen desempeño en su vida personal, profesional o académica.
  • Dicha persona sigue consumiendo drogas muy a pesar de que está consciente de que estas sustancias podrían dañar gravemente su salud física y mental.
  • También es común que se sienta muy mal cuando no tiene al alcance sus drogas.
  • O en su caso, que tome las drogas para no sentirse mal, lo cual por supuesto ya se trataría de un problema de dependencia.

A pesar de todo lo anterior, quienes se encuentran en esta situación deben saber que existen formas de dejar las drogas. En el Centro Arbor se ofrecen métodos eficientes y las instalaciones más adecuadas para rehabilitarse con éxito del consumo de drogas.

Leave a reply